Historia
PREHISTORIA
 

En Gilet ya aparecen asentamientos primitivos, como lo prueban los restos de un poblado ibérico hallados en la montaña denominada La Peña, donde se han hallado fragmentos cerámicos y otros que irían desde la Edad de Bronce hasta la Época Medieval. En Santo Espíritu se encontró una cueva en la cual se halla una pintura rupestre en color rojo pálido, que parece la representación de un ¨ídolo oculado¨. Dicha pintura no se ha podido fechar con demasiada exactitud debido a las condiciones geológicas de la cueva, concluyendo que se representó al principio de la Edad de Bronce. En la Font de la Vidriera, también se hallaron restos de un poblado ibérico romanizado que se ha fechado entre los siglos III y II a.C.

NACIMIENTO DE GILET

Del pueblo como tal se tienen las primeras noticias como alquería árabe. Tras la conquista de Jaime I, las tierras fueron donadas a Juan de Zaragoza y más tarde se donaron a Bernardo Palau. A Adán de Paterna le fueron entregadas las tierras en 1348, volviendo más tarde a la Corona hasta que Pedro II de Valencia las donó a Pedro Guillem el 15 de abril de 1375.

EL SEÑORIO EN GILET

Se conformó una nobleza local y comarcal que se va consolidando durante el siglo XIV a base de privilegios cedidos por la monarquía. El 7 de marzo de 1471, Juan II empeña la jurisdicción de Gilet a Manuel Llançol. La nobleza local es considerada como baja ya que sus posesiones únicamente se ciñen al pueblo. La revolución francesa marca el tránsito de la sociedad feudal hacia una sociedad liberal, ocupando en España el periodo del siglo XIX. Para evitar el pago de rentas señoriales, el pueblo de Gilet solicitó su incorporación al Patrimonio Real, por mediación de la Basílica de Valencia, siendo concedida en 1806, y en la que a cambio de varios terrenos de la dehesa de Santo Espíritu, los agricultores pasaron de pagar del 20% al 5% de sus cosechas al Marqués de Llançol. Al morir Teresa Llançol sin herederos, sus albaceas comenzaron a presionar a la población para que les pagaran las rentas señoriales, creándose un grave conflicto en la población y en el cual la Basílica de Valencia se declaró incompetente. Es por este conflicto que las rentas señoriales continuaron vigentes en Gilet al menos hasta el año 1841 último del que se tiene constancia.

EL PROBLEMA MORISCO Y LA REPOBLACIÓN

Gilet tenía una mayoría de población morisca, con lo que la expulsión de los moriscos supuso un problema importante debido al descenso de población que sufrió la población. Después de esta expulsión, se procedió a la repoblación de Gilet con gentes venidas de otros lugares, para suplir el descenso de población sufrido, lo cual suponía un problema a la nobleza autóctona. La carta de repoblación de Gilet especifica el lugar de origen de cada uno de los repobladores, siendo; 3 de Castilla, 11 de Sagunto, 7 de Puzol, 5 de Aragón, 2 de Cataluña, 2 de Francia, 1 de Morella, 1 de Castellón, 1 de Ademuz, 1 de Villar del Arzobispo, 1 de El Puig y 1 de Canet.

LA GUERRA CIVIL

La Guerra Civil no se dejó sentir por el pueblo en cuanto escenario hasta 1939, justo a punto de finalizarse, y durante ese periodo la iglesia sufrió daños cuantiosos, tanto en su archivo parroquial con la pérdida de valiosos documentos históricos, como en la pérdida de imágenes de culto.

 

Para más información Kike Soriano ha hecho un trabajo de recopilación histórica en su libro "Lo Lloch de Xilet" de reciente publicación y también en su web  www.lollochdexilet.giletans.com

Formulario de búsqueda

Lu Ma Mi Ju Vi Do
 
 
 
 
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30